¡Bienvenidos a todos, y para aquellos que no me conocen… – Doktorka Sandra

¡Bienvenidos a todos, y para aquellos que no me conocen…

Casi somos 17,000, dada mi introversión es relativamente mucho, casi tanto como muchos ciudadanos pueden ser en una ciudad de distrito.

Soy dermatóloga, mi madre es médica (internista) y también madre de un médico, con suerte un cirujano en el futuro, lo que significa que tenemos la medicina en nuestros genes.

Mi apellido puede sonarte familiar, mi esposo es un conocido presentador.

Nuestra boda (afortunadamente a una edad madura) fue una gran prueba para mí debido a mi naturaleza introvertida. Tengo que aceptar esta fama mundana, que vale tanto como la humilde hierba de campo, porque lo amo tanto, lo quiera o no.

Después de graduarme en medicina, deseaba convertirme en psiquiatra, pero no tenía las conexiones adecuadas ni suficiente apoyo, y parecía que no bastaba con graduarme con un diploma rojo. Me dieron un puesto en el departamento de dermatología, que no era realmente lo que deseaba ni soñaba.

Fue entonces cuando aprendí el verdadero significado de la frase «Si no puedes estar con la persona que amas, entonces ama a la que está contigo». Así es como me enamoré de la dermatología. Pasé dos años en el Hospital AKH de Viena como científica anfitriona y, al regresar a casa, aprobé la acreditación en dermatovenereología.

Elegí al azar nuevos métodos en dermatología estética y el uso de botulotoxina en dermatología como tema para mi tesis doctoral. En ese momento, fue la sensación más nueva del mundo y me introdujo en el mundo de la dermatología estética, lo que me llevó a asistir a cursos y capacitaciones con mis colegas médicos. La dermatología estética fue un giro agradable en mi carrera profesional (cuando era niña, asistí a un gimnasio deportivo y en ese momento la belleza femenina era tan importante para mí como la vida silvestre de los pingüinos en la Antártida).

Me considero muy afortunada porque a fines de los años noventa, el número de técnicas de tratamiento variadas se disparó y también hubo un gran aumento en las tecnologías recién desarrolladas y mucho más que llevó a muchos congresos mundiales, pasantías en el extranjero y estudios. Nos beneficiamos de lo que se desarrolló y se aplicó en la década de 1990, incluso hoy, pero en versiones nuevas, perfeccionadas y más seguras. Los láseres, el Botox, los implantes de ácido hialurónico, la radiofrecuencia, la luz pulsada intensa todavía se utilizan en diversas versiones hasta el día de hoy y lo que cumplió mi profesión fue la combinación de teoría y procedimientos prácticos, principalmente la técnica de la cánula, las modulaciones faciales sin intervención quirúrgica. Hay mucho más que contar, así que viene la segunda parte.